El programa de educación vial promovido por la Fundación Real Madrid y Emotional Driving celebró el miércoles de la pasada semana la última sesión de su programa inclusivo que tuvo lugar en las instalaciones del colegio San Gabriel en Alcalá de Henares.

Un grupo de jóvenes con diferentes capacidades de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años se beneficiaron de una sesión en la que reforzaron la importancia de la seguridad vial, repasaron las señales de tráfico, aprendieron a ayudar a personas que están en situación de necesidad y se formaron en el valor de la Autonomía.

La experiencia, que ha teniendo lugar durante toda la temporada en escuelas adaptadas e inclusivas, ha tenido como objetivo introducir conceptos complementarios a la práctica deportiva en valores. La formación integral de los beneficiarios a través del deporte ha sido uno de los principales objetivos de la Fundación que, con la colaboración de Emotional Driving, ha dado un paso más en materia de educación vial adaptada a personas con diferentes capacidades, lo que mejora su autonomía y nivel de integración social.

Más de 300 beneficiarios con diferentes capacidades han participado en esta actividad en la que han interactuado con las mascotas Valorcito o Valorgol, quienes ha sido las encargadas de ser ejemplos de transmisión de valores, concienciando a los alumnos de la importancia de la seguridad vial.