Fernando Castro
Director General Metal Structures
Gonvarri Steel Services

Antonio Amengual
Director de la División Seguridad Vial
Gonvarri Steel Services

«¿Qué ocurre cuando un autobús lleno de pasajeros colisiona contra una barrera en la carretera? Nada.» Este “nada” hoy es un sueño. Pero cada día, cada avance tecnológico, cada ensayo, cada prototipo estamos más cerca de que sea una realidad. Ese “nada” es la meta que persiguen los profesionales de Gonvarri Road Steel cada minuto de su trabajo.

El grupo Gonvarri se empezó a involucrar en el tema de la Seguridad Vial hace ya 25 años; al principio, de una forma sencilla, simple, fabricando barreras metálicas de seguridad en una planta de Asturias. Dos décadas y media después, podemos decir que aquella modesta aventura industrial se ha convertido hoy en Road Steel; un concepto que significa mucho más que la marca que engloba todas las actividades del grupo en materia de seguridad vial, que no son pocas (investigación, desarrollo, diseño, validación, fabricación, instalación, ingeniería de aplicación, ingeniería de implantación del producto, los proyectos de seguridad vial), sino que también hace referencia a nuestra preocupación por conseguir cada día que los márgenes de nuestras carreteras sean cada vez más seguros. O lo que es lo mismo, que cada vez muera menos gente en nuestras carreteras.

Todos sabemos que los accidentes por tráfico suponen la 2ª causa de muerte en el mundo, y dentro de estos accidentes, 1 de cada 3 se producen por salida de vía (un vehículo se sale descontrolado y choca contra un obstáculo, cae por un desnivel o invade una vía adyacente, con consecuencias en daños materiales y humanos a menudo fatales). Y aunque es cierto que las cifras de accidentes mortales han descendido en los últimos años, queda aún mucho trabajo por hacer, en los vehículos, en la mentalidad de los conductores y, por supuesto, en las carreteras.

Son muchos los accidentes mortales que se podían haber evitado con una sencilla solución; y son muchos los que aún se pueden evitar.

Por eso, a lo largo de estos años, en Gonvarri hemos pasado de fabricar un producto, el acero, a plantear y desarrollar soluciones para la seguridad vial. En todo el proceso, desde el principio hasta el final. El análisis del problema, la identificación y evaluación de todas las zonas de riesgo que tenemos en la carretera, que como conductores casi nunca tenemos en cuenta, pero que están ahí y el día que nos salimos de la vía constituyen un grave problema. Y por supuesto también las condiciones de la carretera para, a partir de ese conocimiento, intentar implementar las medidas de tratamiento. Medidas que no son necesariamente la implantación de un sistema de contención de vehículos, la última medida que podemos afrontar; no, lo primero que nos planeamos es cómo evitar el problema, desactivar esa zona de riesgo o peligro. La mejor barrera es sin duda aquella que no es necesaria.

ed

Y no sólo en carretera, sino también en ambientes urbanos (barandillas, bordillos…) siguiendo nuestra filosofía de búsqueda permanente de mejoras en la seguridad de todas las personas (conductores, pasajeros o peatones). Detrás de cada una de las piezas que se instalan en las carreteras hay un gran equipo de profesionales, trabajando en todo el proceso para llegar a una solución final que, simplemente, salve vidas.

Partimos siempre de un concepto, de una idea, de una necesidad; y a partir de ahí investigamos las soluciones, que finalmente desarrollamos e implementamos. En estos momentos, por ejemplo, estamos empezando una nueva aventura: desarrollar farolas seguras, que no supongan un peligro en caso de colisión. Las farolas provocan un 20% de los accidentes fatales por salida de vía, el impacto es muy severo, a menudo fatal; por eso estamos poniendo todo nuestro conocimiento, nuestra experiencia y nuestro compromiso con la seguridad para desarrollar farolas que, ante el impacto de un vehículo, no produzcan consecuencias ni al propio vehículo ni a terceros. Una farola fabricada con material flexible que absorbe el impacto casi en su totalidad, de forma que no se parte ni cae sobre el coche o en la carretera, provocando un peligro añadido.

La sociedad clama por nuevas medidas de seguridad. Los conductores, los expertos, las administraciones, el sentido común… Gonvarri Steel Services, desde su división de seguridad vial Road Steel, lleva ya años dando respuesta y soluciones a esta demanda, siguiendo una estrategia de trabajo que busca la innovación y el liderazgo en su sector. No sólo en España, también desde Colombia, Turquía y próximamente Estados Unidos, exportando innovación española a multitud de países. Hoy somos una empresa de referencia en innovación.

Y dentro de este servicio a la sociedad, de este compromiso en favor de la seguridad vial y la vida de las personas, en Road Steel estamos especialmente orgullosos de los sistemas de protección a los motociclistas. No es exagerado afirmar que nuestro grupo ha sido un activo esencial en el gran desarrollo que se ha producido en España los últimos 10 años; un país que nunca había sido pionero en esta materia y hoy está a la cabeza tecnológicamente de todo el mundo. Se ha trabajado mucho y bien. Y así ha sido reconocido por las propias asociaciones de motoristas.

gss

De todos los usuarios de vehículos, los motoristas son los más vulnerables frente a posibles colisiones en la carretera. Según datos de la DGT, el riesgo de muerte en un accidente de moto es 17 veces superior al de uno de coche. Además, según el estudio EuroRAP de 2013, el 3,6% de los kilómetros de la red española de carreteras presentan un riesgo elevado o muy elevado de sufrir un accidente para los conductores. Con la mejora del firme y de la señalización, así como un mayor control de la velocidad, se podrían reducir en estos tramos los siniestros graves y mortales; y sobre todo con sistemas de contención, como las barreras de protección, que sustituyan a los viejos guardarraíles, que actúan como mortales cuchillas sobre los cuerpos de los motoristas.

Salvaguardar la vida y la integridad física de este colectivo ha sido una prioridad para Gonvarri Road Steel. En el mismo espíritu, nuestros profesionales han estado investigando, innovando y desarrollando nuevas soluciones que ayudan a salvar vidas en la carretera. Barreras de seguridad metálicas, pretiles de puente metálicos, barreras estéticas de madera y acero, atenuadores de impactos, terminales de barreras y sistemas para protección de motociclistas son el resultado de estas investigaciones y de este espíritu.
El Sistema de Protección para Motociclistas “PSM” es un sistema continuo, instalado en una barrera de seguridad que proporciona una doble protección a los motociclistas, por un lado evitando la colisión contra la barrera, el impacto directo contra el poste (a menudo mortal); y por otro lado, impidiendo que el cuerpo pase por el hueco entre dos postes consecutivos y quede expuesto a elementos peligrosos (obstáculos, rocas, precipicios, el carril opuesto, etc.) de los que la barrera le está protegiendo.

Nuestra mayor satisfacción, muy por encima de las toneladas producidas o los márgenes de beneficios, es el gran número de amputaciones y fallecimientos que se han evitado gracias a este sistema de protección. Un sistema que los propios motoristas han apoyado abiertamente y que hoy siguen reclamando para los miles de kilómetros de carreteras en España que siguen manteniendo los viejos guardarraíles asesinos.

¿Y dónde están nuestros límites? No lo sabemos. Desde luego, en aquellos países donde podamos aportar nuestra experiencia y nuestro valor añadido —la innovación; ir siempre por delante de las necesidades—, ahí estaremos. Y nuestro objetivo seguirá siendo el mismo: ayudar a mejorar la calidad de las carreteras en todo el mundo.

Es una doble satisfacción, para nuestros empleados, saber que forman parte de una compañía líder a nivel mundial; pero, sobre todo, que están contribuyendo a que todos nos sintamos más seguros en la carretera. Es muy importante, y muy gratificante, que sepan lo que están fabricando y para qué lo hacen. Más allá de la cuenta de resultados, lo que de verdad importa es que el resultado de su trabajo es salvar vidas humanas. Que cuando leamos que las cifras de fallecidos en carretera han descendido, nos sintamos parte de los resultados. Estos son los valores que siempre han dirigido esta empresa, desde los tiempos de su fundador. Y es lo que nos hace a todos sentirnos orgullosos de nuestra labor. La mejora continua, el espíritu innovador, la vocación internacional, el compromiso con la sociedad y la certeza del que fin último que nos mueve, nuestra gran motivación, es poder colaborar en la seguridad de las personas en las carreteras. Salvar vidas humanas.

Hemos hecho mucho, nuestra contribución está ahí, pero lo mejor está por llegar y seguimos trabajando todos los días para conseguirlo. Es nuestra misión, nuestra vocación y nuestro trabajo de cada día.

gss