El programa de educación vial promovido por la Fundación Real Madrid y Emotional Driving celebró ayer una nueva sesión de fútbol inclusivo que tuvo lugar en las instalaciones de la Fundación A La Par.

Un grupo de quince chicos con diferentes capacidades de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años se beneficiaron ayer de una sesión en la que reforzaron la importancia de la seguridad vial, repasaron las señales de tráfico, aprendieron a ayudar a personas que están en situación de necesidad y se formaron en el valor de la Autonomía.

La experiencia, que está teniendo lugar durante toda la temporada en escuelas adaptadas e inclusivas, tiene como objetivo introducir conceptos complementarios a la práctica deportiva en valores. La formación integral de los beneficiarios a través del deporte es uno de los principales objetivos de la Fundación que, con la colaboración de Emotional Driving, da un paso más en materia de educación vial adaptada a personas con diferentes capacidades, lo que mejora su autonomía y nivel de integración social.

Más de 300 beneficiarios con diferentes capacidades participarán en esta actividad en el que podrán interactuar con las mascotas Valorcito o Valorgol, quienes serán las encargadas de ser ejemplos de transmisión de valores, concienciando a los alumnos de la importancia de la seguridad vial.